17.7.14

Mi encuentro contigo

Llega la noche y con ella la soledad se vuelve aún más densa, observo con la vista cansada la agonía del café frío que protejo entre mis manos, aspiro profundamente, necesito llenar de oxígeno mis pulmones, pero es inevitable lo que acontece, el abatimiento está acabando conmigo, necesito un cambio, la rutina me desmorona lentamente, hago un gesto de resignación y me dispongo a abandonar el local. 


Levanto pesadamente mi cuerpo y encamino mis pasos hacía la salida, en el trayecto siento tus ojos penetrantes, te observo con descuido, es increíble la reacción que provoca una primera impresión, siento una descarga eléctrica que me recorre completa, como adentrarse en un túnel oscuro a una velocidad sorprendente. 

Me tomas de las manos y siento que te conozco de toda la vida, me invitas un café y charlamos animadamente, el tiempo pasa sin darnos cuenta, es inevitable, no puedo apartar la vista de tus ojos y a ti te sucede lo mismo. 

Salimos del bar y caminamos por las calles de la ciudad, la noche se mostraba generosa, con su luna iluminando nuestros pasos, formábamos una sola sombra, estaba feliz a tu lado, no había destino definido, llegamos sin darnos cuenta a un pequeño parque y nos sentamos en una apartada banca, allí vimos juntos la magia del amanecer, la sonrisa se dibujó en nuestros labios y una pequeña nube de duda ensombreció por un momento nuestras miradas, era el momento de decir adiós. 

Me diste tus datos, te di los míos, el tiempo dirá si volveremos a encontrarnos, de momento quise escribir en tu celular lo que mi alma siente. 

Me inclino serena, a la vez piadosa 
ante el hechizo que desprende tu mirada 
ante ese rostro misterioso 
y ante la fuerza de tu voz que me sacude y me estremece 
ante tus manos que me vuelven indefensa 
cuando a mis manos tocan 
me siento vulnerable ante tu aliento 
en tu firme excitación yo me sostengo 
no te conozco 
y prisionera de tu alma ya me encuentro. 

Jueves de Relato
Lugar de reunión

15 comentarios:

  1. que intensidad de emociones, como si fuera un túnel. Muy efectiva esa metáfora.

    ResponderEliminar
  2. Mezcla de emociones que provoca el túnel de un encuentro inesperado.
    Muy bueno!!!
    Cariños….

    ResponderEliminar
  3. Bonito relato el que nos dejas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Prisionera de su alma y de cuerpo.

    Me ha encantado tu relato.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Un encuentro como un túnel por el que uno decide dejarse llevar.
    =)

    ResponderEliminar
  6. Me encantó tu aportación, perfecta.

    ResponderEliminar
  7. Sentimientos, emociones súbitas, improvistas en un perfecto encuentro en un túnel mental.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. A veces las emociones son tan fuertes que parece que estemos dentro de un túnel.
    Buena perspectiva
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Escrito con mucha garra y sentimiento.
    Un abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  10. Un relato intenso, esos momentos en los que la adrenalina nos invade la razón. Un paseo por un túnel que vale la pena transitar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Esos primeros encuentros intensos, son como caminar en un túnel a tientas, buena comparación.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Una preciosa visión del túnel, una vertiginosa sensación de sentimientos! Me ha encantado leerte.Muchas gracias por participar.Un beso

    ResponderEliminar
  13. El encuentro entre dos personas es incoar el recorrido por un túnel en que no sabemos donde desembocará. Muy sentido tu relato. Un beso

    ResponderEliminar
  14. Dicen que donde menos se espera surge la oportunidad. Tras el abatimiento y amago de retirada, surge la oportunidad de una magnífica compañía. Algunos túneles da gusto transitarlos y recrearse en ellos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Así como el amor libera, atrapa también. Un beso. carlos

    ResponderEliminar