21.9.14

Un poco de humor

Hace días llegó a mi cuenta una imagen con texto añadido que me pareció de lo más divertida, pero a la vez absurda, se me ocurrió mostrárselo a mamá y ella con una sonrisa de inicio a fin, me dijo que es cierto, que eso lo escuchó alguna vez de voz de sus amigas, así que me ha parecido interesante para compartirlo.

(Contiene algunas palabras fuertes)

>> Flor <<  39/52


Aprendiste que “no se dice qué, se dice mande”. 
Probablemente una de las frases más repetidas por generaciones de madres mexicanas. Bien puede decirse en tono sutil, exigente o ser seguida de un coscorrón. Es responsable de una de las muletillas más arraigadas en nuestra cultura. 

Sabes que tu buena conducta está siendo evaluada… por seres sobrenaturales. 
Los Reyes Magos, Santa Claus, el ratón de los dientes y demás entes paranormales siempre están observándote, SIEMPRE. No importa si falta medio año para las fiestas de Navidad o si ya terminaste de mudar dientes. Y sí eso no fuera suficiente, siempre tenemos al Coco que, aunque nadie tiene muy claro qué o quién es, desquita su ira contra los niños que no se quieren ir a dormir. 

Aprendiste lo importante que es terminarse la sopa. 
Porque si no te terminas la sopa: no te levantas de la mesa, no hay postre, no sales a jugar, no hay tele, no vas a casa de tus primos, no hay regalo de cumpleaños y, para acabarla de chingar, no vienen los Reyes Magos. A esa tortura súmenle el recordatorio constante de los miles de niños que se están muriendo de hambre alrededor del mundo y que darían lo que fuera por tener tu sopa. 

Aprendiste que a veces es necesario insultarte a ti mismo para enfatizar tu enojo. 
Esta es una consecuencia del florido lenguaje mexicano y su costumbre de darle un carácter de comodín a la palabra madre. 
No hay madre mexicana encabronada a la que no se le escape un eventual “¡Hijo de la chingada!” al calor de una discusión. Ante esta situación evita reírte… sólo atizarás el fuego. 

Desarrollaste un miedo irracional al señor de la basura. 
Por lo menos una vez tu mamá te ofreció como regalo al señor de la basura, o al señor del gas o a cualquier inocente prestador de servicios con la fabulosa frase “¿Verdad que usted se lleva a los niños que se portan mal?”, con el consecuente regocijo de dicho personaje que siempre responde afirmativamente. ¿Cuántas ofrendas de niños malcriados no recibirá el señor de la basura en su tránsito diario por la ciudad? 

Aprendiste a definir tu casa por todo lo que no es. 
Porque no es hotel, no es bar, no es restaurante (y te comes lo que hay) y no es un centro social. Después de todo “no te mandas solo”, “a esta casa me la respetas” y “ya harás lo que se te pegue la gana cuando tengas tu propia casa”… “y ya no quiero tener a tus amigos aquí todo el santo día ¿qué no los quieren en su casa?” 

Aprendiste a curar miles de malestares con pocos recursos. 
No hay mal que no sucumba ante el poder del té de flor de manzanilla, el té de bugambilia, la sal de uvas, el bicarbonato, el árnica, el mezcal, el VapoRub, un hilito rojo o la combinación de dos, tres, o todos estos elementos. Si todo falla, siempre está el “cajón de las medicinas”. 

Aprendiste quebrados antes de tus clases de matemáticas en la escuela. 
A todos nos ha tocado recibir una letanía que involucra los famosos “ocho cuartos”, cuyo verdadero significado y relevancia matemática parece ser dominio exclusivo de las jefas. Los ocho cuartos sirven para contrastar todo lo que, para tu mamá, son artes obscuras e indignas del espíritu humano. Qué fiesta ni que ocho cuartos, qué novia ni que ocho cuartos, qué cerveza ni que ocho cuartos, qué nintendo ni que ocho cuartos y así. 

Alguna vez te mandaron por una ramita de tenme acá. 
No sé si las mamás modernas sigan aplicando esta finísima frase, pero a mí si me mandaron en muchas ocasiones por la dichosa ramita (siempre en resguardo de abuelos, tíos o algún otro familiar). El objetivo es deshacerse del chamaco por un rato sin que este se de cuenta que su ausencia es requerida. La operación resulta exitosa mientras el niño no repare en que nunca nadie le da la ramita.

Sabes remedios para enfermedades que no entiendes.
Sabes que el mal de ojo se evita con una prenda roja o con un ojo de venado, el espanto se cura con una limpia y es muy posible que alguna de tus abuelas te haya curado de empacho jalándote endemoniadamente la piel de la espalda. Que qué es el mal de ojo… eso sí que es un misterio. 

Sabes darle la vuelta a la tortilla.
Voltear tortillas en un comal no es tarea fácil; implica destreza, valor, rapidez y determinación. Si muchos mexicanos lo hacen ver como si fuera cualquier cosa es porque, pese a las quemadas y reticencias, fueron bien entrenados. 

Aprendiste a valorar todos los sacrificios e historias que tu mamá hizo por ti para hacerte una persona de bien y de provecho. 
Después de todo… “¿Quién te va a querer como te quiere tu madre?”

Texto enviado vía mensaje.

42 comentarios:

  1. Me has hecho reír, como dice tu mamá es cierto. Todas las madres hemos dicho y escuchado de nuestra madre algunas, sino todas, esas cosas que dicen las madres cuando se enojan.
    Muy buena y original tu entrada!!
    Cariños…

    P.D: perdona mi ausencia pero tengo problemas para entrar en algunos blogs y el tuyo es uno de ellos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Oriana Lady Strange.
      A mí me resultó extraño, gracioso, eso sí, pero muy extraño, no pensé fuera cierto hasta que ella, mi madre me lo confirmó.
      No te preocupes por la ausencia, que se puedan resolver los problemas, yo también ando ausente, aunque por otros motivos
      Abrazos

      Eliminar
  2. Es cierto que tus letras son hermosas para hacer aflorar la sonrisa en la mañana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Excelente exposición de frases y momentos específicos de la vida.
    Debo decir que hay uno en particular que nunca lo había oído ....y que me ha hecho reír muchísimo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me dejaste con la duda Armando, leo y vuelvo a leer y no tengo idea de cuál ha sido, pero me alegro de que te hayas reído, es lo importante.
      Abrazos.

      Eliminar
  4. Interesante texto. La pregunta final incluye la insinuación de que la respuesta es nadie. Y después de todo lo enunciado, puede ser una buena noticia. Parece que algunas madres tienen comportamientos similares, en uno u otro hemisferio del mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta siempre que das en la diana, Demiurgo de Hurlingham, no, nadie te va a querer con ella, siempre los cariños son diferentes y así, de esa forma hay que sentirlos y valorarlos.
      Abrazos.

      Eliminar
  5. Todo cierto, ya sea madre mexicana o madre española.
    Muchos besos, Verónica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Auroratris, al parecer no es exclusivo de las mexicanas.
      Abrazos y besos

      Eliminar
  6. Nadie te va a querer como tu madre,,, :)
    Al ratón de los dientes lo llamamos el ratoncito Pérez en España.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que no, BATOOSAHI, gracias por la info.
      Abrazos.

      Eliminar
  7. Un texto muy divertido y cuántas verdades contiene. A todos nos pasó un poco de todo eso, tantos consejos, tantas recomendaciones, y resulta que después descubrimos que son solamente una leyenda.
    Me encantó leerte, una sonrisa de lunes!
    Beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si sea leyenda, pero si te ha encantado me doy por satisfecha Sindel.
      Abrazos enormes

      Eliminar
  8. Uno no puede más que sonreir con complicidad...

    Muy divertido pasar por tu casa.

    besos

    ResponderEliminar
  9. Es una descripción perfecta de lo que es una madre en cualquier parte del mundo. Te leía e indefectiblemente me traías el recuerdo de mi madre a la memoria.
    Realmente esta obra quedó perfecta. Tu post se podría traducir a todos los idiomas del planeta y en todos los rincones del globo seguiría siendo un éxito.
    Te debo mil carcajadas y un nostálgico recuerdo.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco las carcajadas y abrazo tu nostalgia, me agrada que pases por aquí, Juan Carlos.
      Abrazos

      Eliminar
  10. ESto se agradece amiga. A mi me trae recuerdos y sonrisas tu escrito.
    Mi madre tambien era así de especial.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Me ha gustado mucho y también me has hecho reir. Lo de los ocho cuartos mi madre también me lo decía, y es verdad sirve para todo. A mi me decían para darme miedo, que venía el hombre del saco.
    Muy bueno.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "El hombre del saco", eso no me lo sabía, seguro que hay más para agregar y la lista al final se haría interminable.
      Abrazos Carmen

      Eliminar
  12. Cada lugar tiene sus letanías y estas están muy bien.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. no son solo las madres mexicanas, creo que todas, jajaja
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo veo, se confirma entonces que todas :)
      Abrazos

      Eliminar
  14. Un texto graciosamente narrado que encierra verdades no tan verdaderas. Las mamis saben de eso, soy mamá, por ende, alguno de esos truquillos pasaron por mis tácticas para lograr un buen comportamiento alguna vez. Aunque aprendí, que el amor, la comprensión y el intercambio son buenas e indispensables herramientas de crianza. Lindo leerte, divertido y ameno!
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo ahora que he ido leyendo los comentarios que ha de venir agregado en el código de genética entonces
      Abbrazos Gaby*

      Eliminar
  15. Jajajajaja, lo que me he podido reír...

    ResponderEliminar
  16. Cuanta verdad encierra este texto. En todos los lenguajes los consejos de las madres son acertadas, sin importar los modismos.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que si, más tarde o más temprano lo reconocemos
      Abrazos

      Eliminar
  17. Te das cuenta?
    Es un mundo de locos, en cada país costumbres de locos.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, TORO, aunque yo prefiero la locura
      Besos

      Eliminar
  18. Leyéndote, he llegado a la conclusión de que el mundo es un pañuelo ya que los mismos argumentos y casi exactamente las mismas frases se dicen aquí en España desde tiempo inmemorial. Y también he llegado a la conclusión de que, si los argumentos utilizados funcionan, ¿para qué cambiarlos?. Hemos crecido bajo su yugo razonablemente sanos de mente y cuerpo, sin necesitar de psicólogos ni psiquiatras. Divertida y muy certera entrada la tuya.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, Pepe, si algo funciona, no hay motivo para cambiarlo
      Abrazos y gracias

      Eliminar
  19. Esta es la convocatoria para el próximo jueves de relato.
    http://jwancarlos.blogspot.com.ar/2014/09/convocatoria-literaria-este-jueves-un.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Demiurgo de Hurlingham, eres un ángel
      Abrazos

      Eliminar
  20. Hola. Muy divertido texto. Me he sentido identificado con gran parte de las situaciones. ¿Es mi imaginación o la imagen/texto originales estaban relacionados con algo de México? Aunque veo que muchas cosas son similares en otros países, lo cuál es muy interesante.

    Saludos, que tengas excelente día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está relacionado con México, pero he visto en los comentarios que bien se puede aplicar a otras partes del mundo.
      Que tu noche sea excelente, abrazos.

      Eliminar