15.3.17

Testamento

Como única ocasión, porque muerte sólo hay una he de dejar mi legado para los que se quedan en este mundo.

La pereza que me provoca levantarme a las cinco menos diez la cedo con orgullo a mi querida madre.
Los motivos para hacerlo son que todos los fines de semana en punto de las siete venía a mi habitación a levantarme, ya ni digo que entre semana a las cuatro ya estaba en pie.
Siempre me pregunté si acaso mi madre no duerme, me iré a la tumba con la duda.

Mi gusto por la comida chatarra a mi maravilloso hermano.
Los motivos para hacerlo son que éste muchachito ni se enferma, ni sube tan solo un gramo, ya quisiera haber sido así en vida que siempre me tenía que estar cuidando.

Mi curiosidad a mi extra mega curiosa hermana.
Los motivos son sencillos, ella ya es curiosa, puede lidiar con eso.

Hablando en serio

Importantísimo ....mis perritos.
A mi madre por supuesto, que ella es la que también es como su madre. 

Seguimos hablando en serio


Antes de estudiar medicina, cuando mi madre mencionaba su deseo por donar sus órganos mi respuesta era absurda, ¡Has perdido la razón!, no permitiré eso, le decía.

Error, al donar lo que ya no necesitas estás salvando muchas vidas.

Apoyo la Donación de Órganos

Jueves de Luto en los Jueves de Relatos, con nuestra amiga Pikxi

13.3.17

Ausencia

Fue una noche fría de un invierno añejo cuando la vi encaminarse hacia mí, una pequeña maleta sujeta de su mano derecha, su bolso colgado al hombro y todo el peso del mundo sumergido en sus ojos.

Aspiré lento y profundo y esbocé una tímida sonrisa, le dije bajito a su oído, para que fuera su alma la que me escuchara.

-¡No regreses, nunca!, piensa sólo en ti.
La vi marcharse y no fui capaz de sostener su mano, ni abrazar sus heridas.

¿Por qué será que pasa el tiempo y sigo sostenida en aquel instante?.