26.10.11

Intoxicación por sustancias

Intoxicaciones

La intoxicación es cuando la  persona ingiere sustancias tóxicas que ocasionan trastornos al organismo. Se conoce por tóxico o veneno, toda sustancia capaz de producir un efecto dañino o mortal.

Generalmente,  un veneno produce efectos mortales, de acuerdo  a la cantidad ingerida y a la edad y condiciones físicas de la persona que lo ingiere. Cuando se absorbe en pequeñas dosis, se elimina por los pulmones si se trata gases,  y a través de los riñones y del aparato excretor
si son líquidos o sólidos. La intoxicación es una situación de emergencia, por lo tanto, se deben suministrar los primeros auxilios inmediatamente y acudir al médico.
Los síntomas de las intoxicaciones son: dolores abdominales, náuseas, fiebre, calambres y diarreas.

Tipos de intoxicación

Existe una gran cantidad de sustancias que producen intoxicaciones, de acuerdo a su introducción en el organismo se conocen tres tipos: por ingestión, por inhalación y por contacto.

Intoxicación por ingestión

A este grupo pertenecen todos los casos ocasionados por sustancias sólidas o líquidas que entran en el organismo por el aparato digestivo, y que causan trastornos en el estómago y demás órganos que se relacionan con él. Las sustancias más comunes que provocan este tipo de intoxicación son:
  • Ácidos fuertes como el clorhídrico, sulfúrico y arsénico.
  • Bases como lejías, soda cáustica, cal, potasa, amoníaco.
  • Sales como sal de mercurio, bicarbonato de mercurio y bicarbonato de cobre.
  • Alcaloides como morfina, estricnina  y cocaína.
  • Derivados del petróleo como  bencina, gasolina y querosén.
  • Sustancias fosforadas como fósforos e insecticidas fosforados.
Hay sustancias que no son tóxicas en sí, pero que debido a su mal estado o descomposición, actúan como si fueran tóxicas, tal es el caso de ciertos enlatados, pescados, mariscos, medicinas y hongos.

Primeros auxilios para intoxicaciones por ingestión

En ocasiones se puede reconocer una persona intoxicada, pero desconocer las causas, es decir, el tipo de veneno ingerido. En estos casos se recomienda provocar el vómito, a fin de eliminar la mayor parte de veneno que se encuentre en su organismo y determinar por análisis, el tipo de veneno ingerido.

Para provocar el vómito se recomienda:

Suministrar un vomitivo. El más indicado es una inyección de apomorfina, pero ésta debe ser suministrada por un médico.
  • Introducir los dedos hasta el fondo de la boca.
  • Dar a tomar agua tibia o leche con clara de huevo batida.
  • Suministrar agua tibia con sal.
Si el veneno ha sido tomado de un frasco, se recomienda leer en la etiqueta  el antídoto. Dado el caso que no se indique, es necesario llamar a un médico indicarle el veneno que  ha sido ingerido y seguir sus instrucciones.
Intoxicación por inhalación
Cuando se respiran gases tóxicos, estos llegan a los pulmones y producen ahogamiento por asfixia. Entre los más importantes se destacan el monóxido de carbono, éste se forma donde hay sustancias que se fermentan, el dióxido de carbono producido por animales y el gas industrial empleado en las cocinas.
En caso de envenenamiento:
  • Retirar a la víctima del sitio y trasladarla a un lugar ventilado.
  • Proteger a la persona del frío, cubrirla con una manta y no exponerla a espacios donde haya mucha corriente de aire.
  • Aplicar oxígeno.
  • Conservar a la víctima acostada boca arriba, abrigada y tratar de tranquilizarla, trasladarla a un centro de asistencia.
  • Hospitalizarla si es necesario, si el médico así lo indica.

Intoxicación por contacto

Es producida si el veneno penetra por la piel, es el caso de la morfina.
En caso de envenenamiento por contacto de la piel:
Lavar bien la zona afectada.
Trasladar a la víctima al puesto de emergencia más cercano.

Cuando algún veneno haya sido ingerido, aspirado o puesto en contacto con una persona, lo primero que  debe hacerse es neutralizarlo y llevar a la víctima a un centro de asistencia médica.
Los contravenenos más indicados son:
Para ácidos: agua de cal, o una cucharada de leche de magnesia disuelta en agua.
Para bases: vinagre diluido en mucha agua, limonada fuerte o jugo de naranja.
Para sales: leche clara o huevos.
Para alcaloides: café o yoduro de potasio.
Para derivados de petróleo: es muy importante no provocar el vómito, lavar bien la boca y suministrar tres claras de huevo en un vaso de agua o leche.
Para sustancias fosforadas: dar grandes cantidades de agua salada y dos cucharadas de sal de higuera en un vaso de agua.

Medidas para prevenir intoxicaciones:

La mayor parte de los envenenamientos involuntarios  pueden evitarse si se tienen en cuenta las observaciones siguientes:
  • Mantener siempre bien identificadas las sustancias tóxicas y venenosas, en lugares fuera del alcance de los niños.
  • Leer la etiqueta y tomar en cuenta la fecha de vencimiento, antes de tomar una medicina y atender siempre las indicaciones del médico.
  • Evitar escapes de gas en la cocina. Para ello deben cerrarse bien las llaves y cuidar que las bombonas o depósitos del gas estén instaladas fuera de la casa o apartamento.
  • No enceder el automóvil en un estacionamiento totalmente cerrado, primero se deben abrir las puertas.
  • Utilizar el vestido y la careta, recomendadas para evitar la inhalación, cuando se apliquen insecticidas
  • Evitar absorber el líquido a través de una manguera para cambiar de envase combustibles como gasolina.

Recuerda:
para casos de intoxicaciones: 1) Llevar a la persona, lo más rápido posible a un puesto de asistencia cercano. 2) Informarse de las causas del envenenamiento y comunicarlas al médico. 3) Aplicar los primeros auxilios antes indicados.


Tomado  de: Millán, J. y Mazparrote, S. (1992). Prisma 5. Venezuela:
Editorial Biosfera S.R.L.
García, M. Bastidas, M., Laman, A. y Tineo, E. (1999). Ciencias de la
Naturaleza y Tecnología 4. Caracas: Editorial Santillana
Ibarra, J. y Fernández, M. (1993). Laboratorio 4.   Venezuela:
Editorial Excelencia
Flores, J. (1997).  Ciencias hoy 5. Venezuela: Editorial Santillana

No hay comentarios.:

Publicar un comentario