30.8.14

Mi plegaria


No basta una armadura para controlar tu ira
tampoco cubrir mis ojos con unos lentes oscuros
tu mirada de odio penetra y devora a mordiscos
mi alma malherida.

¡Ayúdame, Señor!, por favor yo te lo imploro
protege mi coraza con partículas de titanio
mezclado con estaño
¡Libérame del miedo!, rompiendo mis cadenas.

Me he roto en mil pedazos
cuando me demuestra su amor descontrolado
hay llagas en mi alma
y lágrimas que no acaban.

Ha minado mi fortaleza
la tristeza en mi pecho hace mella
ya no quiero esta vida cargada de miserias.
Congela mi horizonte, por favor.

Señor.... recoge mis miserias.
¡Llévame contigo y protege del frío
.... este cuerpo herido.


Si una mujer soporta el maltrato del cual sufre, es inhumano criticarla.
no vale convertir a la víctima en victimario, siempre 
se debe aplicar el sentido común
ser tolerantes y tratar de ayudarla.
Si se queda al lado de su abusador, sus razones tendrá
Si no denuncia, ella sabe el motivo.
Si calla, es por algo.


Gracias, Demiurgo de Hurlingham, por el video.

15 comentarios:

  1. Está muy bien que lo lo plantees.

    ¿Conoces este video de El Otro Yo?

    https://www.youtube.com/watch?v=XjwObcEik4E

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo conocía, gracias por mostrámelo, ya lo he anexado, Demiurgo de Hurlingham.
      Beso.

      Eliminar
  2. Dicen que me gusta, un poema contra la violencia de género


    Dicen que me gusta porque no lo dejo,
    dicen que me gusta cuando me quejo.
    Algunas personas piensan que soy masoquista,
    otras me ponen de tonta
    o me critican.
    Nadie comprende mis miedos,
    mis angustias, mis esperanzas…
    mi temor a no encontrar una salida.
    Desde fuera se ve muy claro
    mientras para mi todo es tan extraño.
    Soy víctima para unos,
    culpable por no hacer nada para otros,
    mártir consentida…
    Me encierro en mi misma,
    me niego,
    voy perdiendo mi autoestima.
    No sé cómo comenzó todo
    y tampoco sé cómo termina.
    Quiero creer en sus mentiras,
    nunca me enseñaron cómo debía ser querida.
    Me pisa, me anula,
    me asfixia, me grita…
    suprime mi voluntad y me aísla.
    Me hace creer que la culpa es mía
    y una venda en mis ojos me nubla la vista.
    Soy ama de casa,
    adolescente o panadera.
    Soy economista y soy periodista
    aunque también puedo ser peluquera,
    ganadera, modelo, artista…
    Soy católica o musulmana,
    cristiana, atea, budista…
    Estoy en todas las naciones
    y en todos los tiempos.
    Soy todas esas mujeres,
    tan iguales y distintas.
    Todas aquellas que no gritan
    ni huyen, ni aniquilan.
    Tengo tantos motivos
    que nadie los comprendería.
    Dicen que me gusta pero es mentira,
    finalmente hoy llegó el día:
    ¡ya no voy a ser más una víctima!.

    Autora: Ester Álvarez Guillén, Psicóloga, Sexóloga y Especialista en Género y Feminismos.

    http://www.ciudaddemujeres.com/

    ResponderEliminar
  3. El respeto al maltratado es fundamental, la tolerancia a su decisión, no creo sea capaz de imaginar como se debe sentir esa persona por mucho sufrimiento que llegue a visualizar, seguro me sobrepasa.
    Hace ya dos veranos, vi en plena calle a una hija pegar a su madre, ¡impactante¡, luego me enteré que le quitaron la custodia a la madre por ser ella la maltratadora.

    Es delirante con el tema que te has atrevido y con tan buen hacer. ¡te felicito¡

    Besos muy fuertes,

    tRamos

    ResponderEliminar
  4. Es muy fácil aconsejar desde fuera.
    Tienes toda la razón.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Tiene que ser horrible vivir en ese estado de miedo crónico. Siempre es más fácil aconsejar desde la barrera y sin saber lo que está pasando. Es difícil ver la salida cuando se está dentro del laberinto del maltrato. Ojalá, nunca existiera este tipo de tortura!!
    Te felicito por cómo lo has mostrado Verónica, grandioso tu post.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Normalmente suelen callar por miedo o por amor a sus hijos.
    No me cabe en la cabeza que el hombre que ha amado a una mujer acabe convirtiéndose en su carcelero o verdugo.
    Algo que ocurre mas de lo que nos creemos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Situaciones de ese tipo, la viven infinidad de mujeres, y algunos hombres, en todas partes del mundo.....¿Por qué?
    Es indignante e inhumano.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Es triste pensar que la sociedad avanza en tantos campos y que en este, en particular, siga anclada en los instintos primitivos y carentes de sensibilidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Siempre se deben denunciar estos hechos, nunca silenciarlos, la violencia de género o de cualquier tipo que sea, tanto verbal como física, deben ser denunciadas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. SI Verónica.
    Cada cual tiene sus motivos para actuar o no.
    Solo, que no deje de hacerlo por miedo, nunca por miedo porque será peor.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Hola. Me han gustado mucho ambos poemas "Mi Plegaria" y "Dicen que me gusta". El tema del maltrato y violencia de pareja es algo complicado; como muchas cosas, no se puede ver desde una perspectiva maniquea para juzgar y sentenciar quién es la víctima y el victimario. Lo mejor es conocer las circunstancias y las causas. Y ayudar a la persona agredida a que ésta pueda encontrar una vía de solución.

    Saludos, que tengas excelente día.

    ResponderEliminar
  12. Gracias por pasarse por aquí, por su tiempo y por dejarme un pedacito de su ser.
    Abrazos

    ResponderEliminar