3.8.14

Te dije adiós

>>Corazón<<   32/52

La familia no se elije, esa es una realidad contundente y es claro que siempre habrá en nuestro corazón un deseo guardado de que las cosas resulten, pero cuan difícil es aceptar que a pesar de ser familia, sencillamente no podemos congeniar y debemos asimilar que, de quedarnos cerca, es más el daño que nos provocamos que el beneficio que con nuestra presencia ofrecemos.


Crucé la puerta que me abriste para conocerte, de inmediato sentí un soplo de intolerancia, tu mirada se volvió extraña, ya no fuiste la persona dulce que aparentabas.

Pude ver en tu mirada la frialdad de tu alma, aún así, tomé tus manos desgastadas por el tiempo, deseaba sentir en tus surcos la bondad que los años dejan a su paso, quise conocer tu dolor, estrecharte con fuerza y ofrecerte mi calor.

Acuné tus manos en mi pecho, cerré mis ojos, intentando grabar ese momento en mis recuerdos, acaricié suavemente tu mejilla, para así impregnarme de ti, de tu aroma, me detuviste en seco al percibir que hacía mí, nada sentías.

Mis circunstancias son las que se me presentan, no hay hechizos mágicos que ablanden un corazón de piedra.
No quise llorar frente a ti y sin embargo pudo más mi tristeza.

Necesito olvidar tu dureza, solté tus manos y en un gesto de atención llevada al extremo, te di un beso en la mejilla, no lo merecías, yo lo sé, lo hice como despedida y te dije.... ¡Adiós abuela, en otros tiempos querida!

Muchas veces no dices lo que piensas y actúas de acuerdo a lo que los demás desean. pero es imposible mantener por tiempo indefinido un sentimiento que no es compartido.
Cuando has seguido a tu corazón y a tu alma, el camino puede ser más difícil y escabroso, pero es ampliamente satisfactorio: Es un hecho claro que, hay cosas que no deben forzarse.

Gracias por la imagen, Sindel.

37 comentarios:

  1. Tantas veces hemos pasado por momentos parecidos...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo sólo una y desearía que no volviera a suceder.
      Abrazos.

      Eliminar
  2. El amor, y sobre todo el respeto, no son como los títulos nobiliarios que se heredan en la cuna.
    ...ambos hay que ganárselos, y se adquieren por mérito propio. Por muy pariente directo y cercano que se sea; incluidos papá y mamá.

    Es más... corresponde a los familiares ascendentes predicar con el ejemplo ante sus descendientes. Porque de no ser así, tan solo cosecharán lo que hayan sembrado, y no tendrán DERECHO alguno, de reprochar nada al respecto.

    El respeto y el amor es una devoción, no una imposición. Y quien lo quiera, previamente ha de propiciarlo.



    Ya sabes, me chifla cómo y lo que escribes
    beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo coincido contigo, Mahler, no tengo nada qué agregar, ya lo has dicho todo.
      beso.

      Eliminar
  3. Suele pasar, no es agradable pero suele pasar.
    Hay que respetar para ser respetado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El respeto debería existir en cada uno de nosotros.
      Abrazos.

      Eliminar
  4. Siempre se debe hablar lo que dicte tu corazón, porque es lo que siente, y no seguir contracorriente.

    Me encantó tu aportación en la iniciativa de Sindel.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el camino más difícil, María, por lo menos así lo siento, pero el que más nos reconforta.
      Abrazos.

      Eliminar
  5. Lo que nace en el corazón no se debe buscar, ni forzar. No creo que haya una ley que obligue a amar a alguien porque es parte de nuestra familia, se intenta, pero si no sale es mejor aceptarlo sin culpas, después de todo por algo será.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que pasa es que el corazón a veces es rebelde, nunca razona y sólo siente.
      Abrazos, Sindel.

      Eliminar
  6. No se puede pedir cariño, la familia es herencia que recibimos
    Abrazos

    ResponderEliminar
  7. Andar con nuestros propios pasos, para construir nuestro destino y hacernos sujetos. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caminar, caer, levantarse, aprender y en todo ese camino respetar y hacer lo que sentimos.
      Abrazos, Carlos Augusto.

      Eliminar
  8. No se puede forzar el amor aunque sea familia, duele y mucho, sólo queda aceptarlo.
    Un abrazo, Verónica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y se acepta, aunque como dices, duele.
      Abrazos.

      Eliminar
  9. Ha veces aquellos que tenemos más cerca son los que nos muestran la cara más amarga del amor salido del corazón.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y no hay remedio, debemos aceptar las cosas que no podemos cambiar.
      Abrazos.

      Eliminar
  10. El amor y la dignidad deben siempre estar unidos. La dignidad es el que nos conecta con nuestro “yo” cuando las cosas no salen bien.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debemos sentirnos bien con nosotros mismos y si hay que tomar decisiones que duelen, adelante.
      Abrazos.

      Eliminar
  11. Terriblemente doloroso tu texto. Resulta duro pensar que una abuela no se enternezca ante un nieto, pero es así, la insensibilidad del corazón no marca exclusividades.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendrá sus motivos y muy respetables, lo lamentable es que se los ha guardado.
      Abrazos.

      Eliminar
  12. Muchas veces, es nuestra sangre quien nos rechaza. No sé si es un problema de generación, porque pretende que sigamos sus pasos. Y esos pasos no son los que nos hacen felices. Lo importante es seguir tu corazón y vivir la vida como tú quieras, lo demás pasara, es doloroso, lo sé pero pasara.
    Cariños…

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé a qué se deba, quizás falta de empatía, o simplemente no se desea un acercamiento, todo pasa, Oriana Lady Strange.
      Abrazos.

      Eliminar
  13. NO, no se puede amar eternamente a quien te ofrece únicamente olvido.
    Pero había que intentarlo una vez más, eso seguro.
    Hiciste bien, por ti no quedo pero nadar siempre a contracorriente desgasta incluso el alma del nadador y despues de todo cada uno elige su camino y es responsable del mismo.
    ¿Quien sabe si a su manera te quiso?, la otra opción es que no supo amar y eso es aún más triste.
    Besos, te comprendo desde la experiencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que haya sucedido sólo ella lo sabe, se hizo lo único que se podía hacer, respetar su espacio y desearle todo lo mejor.
      Lamento tu experiencia, Karras, abrazos.

      Eliminar
  14. ¡Qué triste!, por favor, ¡qué triste!

    ResponderEliminar
  15. Vivir lo más naturalmente posible... El corazón lo agradece.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, que se haga costumbre hacerle caso al corazón, es lo mejor que podemos hacer.
      Abrazos.

      Eliminar
  16. Una situación extraña, un arañazo en el corazón. La vida tiene contrasentidos. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es extraña, pero de momento es lo que hay.
      Abrazos.

      Eliminar
  17. Hola. Si ya es doloroso cuando otra persona no comparte el mismo sentimiento que uno tiene hacia ella, es todavía más terrible y desolador cuando esa otra persona es un familiar que uno quiere.

    Saludos, que tengas excelente día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Sergio, pero lo único que nos queda es aceptar.
      Abrazos.

      Eliminar
  18. Me pareció una obra muy bella. No sé si es una historia salida de tu experiencia o si acaso es nacida de tu creatividad literaria, en todo caso, lo abordaste con profundo respeto y sentimiento. Llegué a sentir pena por la abuelita, que mezquina su amor y admiré a la nieta que a pesar de su dolor, le guarda respeto y prefiere dar un paso al costado.
    De verdad, muy emotivo y sentido.
    Gracias por compartir tu talento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una historia nacida de la experiencia, gracias por la forma en que lo has sentido y bienvenido.
      Abrazos.

      Eliminar
  19. Agradece mi corazón entender el tuyo, me apena que lo hayas sufrido.
    Lo narras por supuesto desde el sentimiento y la suma del buen hacer.
    Quedé frenada según terminé, tu sinceridad tan absoluta tan bien plasmada me recuerda una constante que tengo dentro de mi, te confieso que dudo de saber amar.

    Besos de complicidad y cariño

    tRamos

    ResponderEliminar