25.6.14

De mujer a mujer

La noche descendía con rapidez sobre la blanca espuma de mar, la misma que se agitaba con cadencia y vigor ante mis ojos. Observé en silencio la fuerza de las olas golpeando contra las rocas al tiempo que llegaban hasta mis pies, pequeños impulsos del mar que mojaban ineludiblemente mis juguetones deditos desnudos.

La oscuridad era casi total. Escuché murmullos que rápidamente se confundían con la música del oleaje.
Era imposible desde mi posición descifrar las palabras, y entonces sonreí incrédula por sorprenderme a mí misma curioseando en conversaciones ajenas; haciendo un ademán de indiferencia encaminé mis pasos hasta la hamaca blanca que se mecía con la brisa atada a dos hermosas palmeras. 

El suave vaivén de las olas, aún con su poderío, y la brisa que sentía acariciando mi cuerpo, me invitaban a rendirme en los brazos de Morfeo lentamente. Cerré los ojos y me introduje en un letargo delicado y silencioso. En ese momento escuché su voz, era casi como un susurro que depositaba las palabras en mi oído. 

-Estoy hecha de impulsos. Los convencionalismos son un callejón oscuro y lleno de prejuicios. Viví entre las sombras mucho tiempo, tanto que mi alma sintió que fueron siglos. Las emociones estaban cerradas a mi goce. Jamás entendí el motivo por el cual pasaba mis vacaciones en la playa sintiéndome insatisfecha, hasta ese día en que decidí romper con todo, abrir la puerta a mi horizonte, y empezar a vivir... 

Me levanto temprano, siempre intento llegar antes del despertar del sol, camino descalza por la arena mojada y fresca a orillas del mar, lleno mis pulmones de ese clima húmedo que evapora cualquier resquicio de reserva que me habita y vuelco mi corazón ante lo que se me presenta...

Cada paso es una caricia en mi cuerpo : viento, agua, arena... Todo se conjuga en un ir y venir de sueños y deseos. Soy fetichista, me gustan las manos y los pies del sexo contrario. Ahora cuando camino por la orilla de la playa no reprimo la intensidad que en mí se gesta, en cada paso que doy recorro con la mirada todas y cada una de las formas y siluetas que encuentro en mi camino y dejo libre mi espíritu para que vuele con la libertad de imaginar todo aquello que desea.

Esas manos... pueden tener la fuerza de quebrar lo que ante ellas se presente y de la misma forma ofrecer una caricia que te haga llegar al clímax del deseo. 

Esos pies... imperiosos, soportando todo el peso de su cuerpo, ágil como felino y tan potentes a la hora de amar que irremediablemente sucumbes ante su hechizo. 

Es lo que tiene la mente, su poder es majestuoso y más aún cuando se fusionan, alma, mente y cuerpo, se crean historias que dan paso a múltiples sensaciones. 

Abrí los ojos y observé en la hamaca de al lado, la silueta de una mujer que era perfilada por las líneas de luz que en esa oscuridad ofrecía la luna. Ella volvió su rostro hacía mí. De mirada profunda y media sonrisa en sus labios, se levantó con un suave y sensual movimiento de su descanso, y se encaminó hasta mi lado...
Su busto rozó con encanto mi busto, un cálido aliento brotó de su boca cuando sus labios se acercaron a mi cuello. Sentí en mi piel su movimiento mientras el eco de su voz inundó completamente mis sentidos. Se paseó con delicadeza por mi cuerpo que estaba atento a cada uno de sus suspiros, y rozando con sus labios mi apéndice auditivo, me susurró al oído :

-Mi mente recrea las sensaciones que mi alma alberga. Es un ser abierto al deseo de ser poseído, como principio y fin del fuego y el impulso que me domina.

Entonces su mirada se depositó en la mía, dando lugar a una cálida complicidad entre ambas creando un lazo que recordaríamos por el resto de nuestras vidas. 

Ella es la experiencia, ofreciendo su sabiduría a la mirada inexperta de una mujer indecisa. 
Desde ese momento cerré los ojos a todo prejuicio y abrí mi corazón a la incertidumbre de la selva, quedando aquella noche mi esencia depositada en el rumor de las olas y mi mente deambulando libre por las cálidas arenas de la playa.


Escenas de playa, ritual juevero
Lugar de encuentro: Sam

44 comentarios:

  1. Este texto era un intento de jueves de relato, lo escribí con esa intención hace un par de días, al final me di cuenta que sobrepasaba por mucho los límites en las normas establecidas, hice los arreglos necesarios y no quedé satisfecha porque sentí que cortaba la esencia reflejada, publico el original, es un relato más que lleva matices de fantasía en sus bases de realidad, fueron suspiros que el verano pasado llegaron hasta mi orilla imantados por la sensualidad de una mujer a contraluz de la luna.

    ResponderEliminar
  2. Precioso relato que nos dejas en el que descubres que tenemos que tirar las barreras que nos cierran el paso y dar rienda suelta a los sentimientos y tratar de hacer realidad los sueños que nos envuelven a la orilla del mar.

    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay ocasiones en que sólo se necesita una mano que jale la cortina para ver todo un horizonte de posibilidades.
      Abrazos Saudades

      Eliminar
  3. Pues... no sé que decir(te), salvo que : Qué texto más preciosísimo... ¡Mamma mía!



    Cómo me gusta. Me ha encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mahler, que te guste es mi alegría.
      Abrazos.

      Eliminar
  4. Bonito relato, muy sensual y femenino.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una charla entre dos mujeres que tiene un toque de fantasía.
      Abrazos Fabián.

      Eliminar
  5. Certero relato que escarba por debajo de la piel y los sentidos.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto me gusta, la forma en que lo dices.
      Abrazos Jorge

      Eliminar
  6. Primero, la longitud es la adecuada. He cuestionado eso del límite de palabras. Creo que se ha flexibilizado un poco.
    Está bien que hayas publicado el original.
    Y coincido con comentarios anteriores en que es sensual. Y la manera en que está escrito me llevó a visualizarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la información Demiurgo de Hurlingham, cuando pregunté me dijeron 300 palabras y sí, al final y después de varios borradores, preferí publicar el original.
      Gracias también por visualizarlo, a mí me ocurre y me gusta.
      Abrazos.

      Eliminar
  7. Un relato de playa sorprendentemente erótico y sensual. A donde tu protagonista abandona los prejuicios y una sexualidad estigmatizante. Tienes toda la razón en no haberlo cortado, ya que hubieses eliminado el sentido del relato. Eso también me pasa algunas veces, escribo y cuando veo se me han hecho más de 500 palabras y tengo que cortar.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Yessy, sí, te leí y vi que tu relato se había pasado del límite, pero cuando lo lees te das cuenta que es imposible cortarlo, porque se pierde su esencia.
      A mí no me importa leer algo corto o largo, sólo me gusta que trasmita.
      Abrazos.

      Eliminar
  8. El amor crece donde la tierra está abonada, no entiende de sexo, ni raza, ni religiones. Preciosa historia Verónica. Gracias por participar y regalarnos tu relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El amor es la máxima expresión de los sentimientos.
      Abrazos San y gracias.

      Eliminar
  9. Hemos coincidido en parte con la sexualidad entre mujeres, aprovechando que el sábado es el día del Orgullo Gay, lésbico, transexual y bisexual. Coincido con tus comentaristas, resulta un relato muy sugerente.

    un saludo :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo amigos con preferencias sexuales del mismo sexo y para mí son tan especiales unos, como lo son los otros, creo en la diversidad, porque creo en el respeto y la libertad de expresión y decisión.
      Abrazos Esilleviana

      Eliminar
  10. Bonito relato el que nos dejas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Ya llevo leídos varios textos en donde la playa parece ser el lugar propicio para liberarse de prejuicios y dejarse llevar por las tentaciones contenidas. Puede que así sea.
    =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que es por la relajación que aporta te sientes en un vuelo libre, quizás eso influya
      Abrazos

      Eliminar
  12. Bonitas palabras..y la foto me encanta..un saludo desde Murcia...

    ResponderEliminar
  13. Precioso texto, palabras que son suspiros pintados de acuarelas de sensibilidad y sensualidad, muy bello.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Bonito relato lleno de sensualidad y dulzura.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al parecer la sensualidad se ha colado por aquí
      Abrazos Carmen

      Eliminar
  15. Nunca hubiera pensado en la experiencia de esta forma tan carnal y sensual. Supongo que tu protagonista deseaba aquello que los prejuicios le negaban, hasta que comprendió que de esa manera nunca viviría en plenitud.
    Me ha encantado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces se necesita una chispa para abrirnos los ojos.
      Abrazos Ibso

      Eliminar
  16. Me gusta tu relato. Volveré a leerte.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido Máximo, vuelve cuando gustes.
      Abrazos.

      Eliminar
  17. Un detonante, como el de la historia, es lo a veces hace tanta falta. Cerrar los ojos y abrir el corazón. Muy lindo relato. Me ha gustado mucho.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es verdad, porque cuando abrimos el corazón todo cobra sentido.
      Abrazos

      Eliminar
  18. Que bonito has narrado esta historia de impulsos y caricias, me has transportado y me he sentido atraída por tan bella mujer. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una mujer muy hermosa en sus sentimientos y una gran amiga.
      Abrazos Jova

      Eliminar
  19. Muy sensual....
    Excelente relato.
    No hay nada como la imaginación bien escrita.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias TORO, un honor para mí que digas eso.
      Besos

      Eliminar
  20. Un relato precioso, sugerente, sensual, misterioso, envuelto en un halo de ensoñación. Me ha gustado mucho.
    Déjame que te diga a tí y a los compañeros que lean el comentario, que las normas nunca han sido estrictas en cuanto a la longitud de lo escrito. Es una recomendación y nunca una imposición. Si el texto lo requiere para no perder la esencia de lo que se quiere contar, bienvenido sea. Somos muchos y nos gusta leer a todos los compañeros. Eso y solamente eso es lo que subyace tras esa recomendación. Yo mismo me he excedido en el comentario, pero creo que la aclaración lo requería.
    Ha sido un placer leerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pepe, yo no estaba enterada de lo que has mencionado y me alegra, porque es cierto lo que dices, a veces se requiere de mayor cantidad de palabras para no cortar la esencia, nuevamente gracias.
      Abrazos.

      Eliminar
  21. La palabra es sensual, lo cual cuadra mucho con lo que evoca la playa. me has generado una idea para mi próxima estancia en la playa: salir a sentir esas caricias de la arena, de la brisa, de las olas del amanecer.
    Buen relato. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que sean altamente placentero Juan Carlos.
      Abrazos.

      Eliminar
  22. Un relato magnifico, lleno se imagenes y sensaciones. De sensualidad exquisita
    Abrazos

    ResponderEliminar
  23. Leyendo tu texto se siente una de las mayores sensualidades: la del abrazo del mar. Cómo despierta la piel al goce del agua.
    Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar