5.6.14

Tiempo al tiempo



Es sabido por todos nosotros que en algún momento de nuestra vida se requiere de tiempo para una maduración; tanto física, como mental, de la física no hay mayor problema, viene sola, pero es en la emocional, donde debemos aplicarnos.

Mientras llega ese instante, vamos dando tumbos por ahí, azotando nuestras propias ideas que consideramos correctas contra un muro de aparente -sabiduría ajena-, la misma que intenta coaccionarte para hacer lo que consideran es -lo mejor-, sin darse cuenta que existe un bien común que se llama libertad e individualismo, y por ningún motivo debes intervenir en ello, cuando de terceras personas se trata.

No es sencillo dejar en puntos suspensivos un proyecto que te llenaba completamente, -es sabido por los que me conocen que gusto de escribir-, más que nada poesía, pero de momento no me interesa incluirlo aquí.

A lo largo de este tiempo que estuve ausente, escribí mi propio libro de horas y posibilidades, mis apuntes fueron siempre sinceros, sin un mínimo de arte, sólo el deseo de dejar que goteara por las fisuras de mi alma un dolor ametrallante por sentir que flagelaban mis alas.

Hoy volví la vista atrás y me di cuenta de lo importante que fue y sigue siendo este espacio para mí, me agradezco a mí misma, el haberme retirado de forma tranquila, aunque en mi interior se gestaba una lucha campal, mente y alma.

Es impresionante como al ir pasando páginas, me di cuenta de mi propia evolución, del camino que me llevó hasta donde en éste momento me encuentro y es entonces que agradezco mi propia maduración.

Hoy por hoy me siento capaz de enfrentar las adversidades, y sé, que será desde mi propia esencia, sin permitir que nada oscurezca mi camino.

Soy, porque siento y vivo en base a mis propios temores, con o sin fundamento y a mi deseo inmenso por descubrir un mundo al cual pertenezco, si tropiezo y caigo, me levanto y sigo andando.

Gracias Zipi, por conservar intacto este sagrado espacio.
Te quiero.

2 comentarios:

  1. Verónica, no sabes cuánto me alegró leer esto. Y cuan madura se te siente.
    Es obvio que la niña ya dejó de serlo y se aprecia una gran fuerza en ese carácter que la vida y circunstancias hicieron de tu persona.
    Este sabes que fué un rinconcito donde viviste una época de tu vida, y aquí está... tal y como lo dejaste... y tuyo es el poder total y absoluto sobre él.
    Se te quiere chiquilla, porque a pesar de que has crecido y madurado, para mi serás siempre esa mujercita que tanto aprecié... Y como a mis hijas las sigo llamando mis niñas, a ti te seguiré llamando esos nombres cariñosos, que ambos sabemos :)

    Un beso Cositas :) con todo el cariño del mundo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por todo tu cariño también sabes que te quiero mucho

      Un beso Zipi

      Eliminar