28.7.14

Perdura tu recuerdo

30 y 31/52

Soy esa sonrisa apagada
que no verá más la luz.

Soy ese instante apasionado
que en tu mirada se esfumó

Soy el calor de tu sonrisa
que en una tarde cualquiera me dijo adiós.

Soy esa flama que entre tus manos
tímidamente se entregó.

Soy ese cariño triste
que en tus recuerdos se durmió.

Soy tu hermoso sueño
que dentro de mí murió.

Soy ese corazón que dice amarte
como jamás amó.




 Y te observo profundamente 
sabiendo que me alejo con esta despedida.
Mis manos temblorosas
acarician tus mejillas
mientras susurro ante tus ojos
el recuerdo de un ayer que en mi piel perdura...
>>Gracias, vida mía
por cruzarte en mi camino.
ahora sé que en sueños
Tú me perteneces.
Como eternamente... Te perteneceré.<<


Gracias por la imagen, Sindel

21 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Si todos fueran así, aunque quizás sería algo aburrido.
      Abrazos.

      Eliminar
  2. que belleza. que lindo conocer tus publicaciones.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé bienvenida, vuelve cuando quieras.
      Abrazos.

      Eliminar
  3. Sólo en sueños....
    Qué lástima.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Llora melancolía y eso es lo que hace que sea un poema precioso.
    Abrazos, Verónica.

    ResponderEliminar
  5. Estoy notando algo recurrente en las blogosfera, blogeras con talento literario, poetico o prosaico, que han tenido esos infortunios emocionales. Como si no fueran valoradas.
    En los sueños, porque no es posible en la realidad...

    Otro tema.
    Este es el tema del jueves de los relatos de esta semana.
    http://thedailyplanetbloggers.blogspot.com.ar/2014/07/convocatoria-juevera-31-de-julio-de-2014.html

    Ah, te recomiendo otro blog.
    Tal vez te parezca un lugar acogedor.

    http://flinenlalibretita.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás sea porque más se recuerda la melancolía que los momentos especiales, lo que aún duele se mantiene hasta que mitiga.
      Gracias por el enlace, Demiurgo de Hurlingham, también por la recomendación, si mal no recuerdo, La libretita ya lo conozco, pero creo no lo entendí muy bien, creí que era otro blog tuyo, pasaré a visitarlo con calma.
      Abrazos.

      Eliminar
  6. “Soy tu hermoso sueño
    que dentro de mí murió” una frase que se expresa por si sola.
    Cariños…

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dentro de lo escrito, siempre o casi siempre hay un trozo que lleva toda la carga emocional.
      Abrazos.

      Eliminar
  7. Hola. Interesantes versos, con algo de melancolía y nostalgia, además de que hacen pensar en cómo una persona puede llegar a marcar tanto a otra y la hace difícil de olvidar. Hace un par de semanas comencé una sección en mi blog: Martes de Destrucción, dedicado a esos "infortunios emocionales" como los ha llamado el buen Demiurgo.

    Por cierto, muchas gracias por visitar mi blog, puedes visitarlo cuando gustes.

    Saludos y excelente día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco mucho tu visita, por tu tiempo y también porque evitaste que volviera donde Demiurgo de Hurlingham a preguntar nuevamente por tu blog, tuve problemas de conexión y no pude agregarme, pasaré con gusto.
      Creo que es muy acertada tu sección, hay demasiados infortunios, algo tienen que logran belleza.
      Abrazos.

      Eliminar
  8. Hermoso poema! Lleno de sentimientos y emociones nostálgicas.
    Te felicito por enlazar las dos palabras con tanta dulzura y lo bien que te ha quedado.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Sindel, estuve ausente y ya no pude publicar, pero me alegro de ir al día.
      Abrazos.

      Eliminar
  9. Verónica puedo decirte que Deslumbras...
    Da verdadero gusto leerte
    Desde Vigo con Cariño
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi Zipi adorado, tu lugar está intacto.
      Abrazos y besos.

      Eliminar
  10. Una poesía llena de poesía Verónica...

    ResponderEliminar
  11. Ese soy como anáfora se abre a la posibilidad de mostrar el afecto y el amor al otro desde tantas posturas, como negarlo, también. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar